La vuelta de vacaciones suele ser la mejor etapa para comenzar a perder peso y apostar por un cambio en la conducta alimentaria. En muchas ocasiones tememos recurrir a ellas bajo una mala percepción de ser componentes que generan alteraciones en el organismo por sus cualidades, pero no es así. En los últimos años, se ha comprobado que es factible poder perder peso con proteínas, algo que nos ayudará a potenciar una dieta equilibrada y saludable en todo momento sin poner en peligro nuestro ciclo de vida.

No todas las dietas son las oportunas y en ocasiones nos olvidamos de que las dietas proteicas o ricas en proteínas pueden hacer que tengamos una bajada de peso más equilibrada si generar daños a nuestro organismo, rompiendo así con los tabús que se han generado a su alrededor.

Beneficios de las proteínas

Cuando hablamos de las proteínas, nos tenemos que acordar de que son uno de los macronutrientes que mejores beneficios nos pueden llegar a aportar,  siendo uno de los mejores aliados para la pérdida de peso. Tanto es así, que suelen demandar una gran cantidad de energía por parte del sistema digestivo para consolidarse y metabolizarse, manteniendo el estómago e intestino ocupado y dotándole de una sensación de saciedad que perdura temporalmente.

Por otro lado, se recomienda que se acompañe los hidratos con proteínas, reduciendo el índice glucémico y a la vez, determinando su poder saciante, reduciendo significativamente el apetito y prolongando la sensación de saciedad. Todo ello, permite gestionar la sensación de hambre. De este modo, las proteínas pueden ayudar a controlar la ingesta de alimentos y son de gran utilidad para perder peso.

Este tipo de elementos cuentan con aminoácidos, que hacen que distintas estructuras de nuestro cuerpo se solidifiquen, por lo que un consumo adecuado puede permitirnos perder peso con proteínas, ayudándonos a conservar el músculo. 

No hay que olvidarse de que las proteínas ayudan a mantener el metabolismo activo, y por ende, una correcta ingesta permite reducir el riesgo de padecer el conocido efecto rebote. Por otro lado, también contribuyen a que se pueda quemar grasas de una manera adecuada sin poner en peligro la integridad física de las personas. 

Perder peso con alimentos ricos en proteínas

Actualmente, existen en el mercado distintos alimentos que son ricos en proteínas que nos pueden ayudar a reducir el peso y a la vez mejorar nuestro organismo. 

A continuación os detallamos algunos de los más importantes: 

  • Lácteos desnatados: En el caso de los lácteos, nos encontramos con uno de los alimentos más ricos en proteínas del mercado, aunque en el caso de los desnatados cuenta con menor cantidad. Por otra parte, cuentan con minerales y vitaminas que nos ayudarán a mantener correctamente el organismo. 
  • Clara de huevo: Si buscas un alimento sin grasas, con un bajo aporte de hidratos y que es una de las mayores fuentes de proteínas de primera calidad, no dudes en tomarla. Se trata de un alimento que no cuenta con muchas calorías, permitiendo saciarte y estimular el gasto calórico del cuerpo durante su digestión.
  • Carnes magras: Se trata de una de las carnes mejor valoradas del mercado, especialmente por su bajo contenido en grasas y un aporte de hierro significativo, por lo que potenciará la pérdida de peso.
  • Pescado: El pescado no suele aportar calorías y a la vez es una fuente natural de proteínas. Con Omega-3, minerales, fósforo, selenio, magnesio, vitaminas A, B y D, es uno de los alimentos más ricos del mercado. 
  • Legumbres: Se suele considerar que son proteínas de baja calidad al no tratarse de industrias cárnicas, pero las proteínas vegetales son importantes.  Las legumbres son prácticamente nulas en grasas, conteniendo un elevado contenido en fibra, por lo que potenciará la pérdida de peso. A todo ello, cuentan con una baja densidad energética y son ideales para sumar esas proteínas necesarias para perder peso.